Síndrome de Post-Aborto.

Engaños y consecuencias que enfrenta la mujer que aborta.
(Ponencia de Laura Nelson en el II Congreso Internacional por la vida en México)

"Quisiera comenzar con una carta que fué escrita por una amiga mía que conocí a través del movimiento por la vida en Chicago y que experimentó un aborto hace algunos años. Esta es una carta que ella escribió a su hija abortada, estaba convencida de que era una hija aunque era demasiado temprano para que pudiera saberlo. Ella ahora va a los centros de aborto en Chicago y trata de aconsejar a mujeres enfrente de las clínicas de aborto...Aquí va la carta, nombró a su hija Sara."

_______________________________________________________________________________

"Hola mi preciosa hijita, tú has estado en mi mente mucho en estos días, y yo quería escribirte estos pensamientos. Pronto será tu cumpleaños, o mejor dicho, lo que hubiera sido tu cumpleaños; tendrías seis años ahora y puedo imaginar que muchacha más bonita hubieras sido.

Yo te hubiera dado una gran fiesta y hubiera invitado a todos tis amigos para celebrar contigo en tu día especial; yo hubiera arreglando tu pelo con rizos bonitos y listones, te hubiera vestido con un vestido color rosa con encaje y flores y zapatos de charol blancos; pero, mi amor, no estás aquí, estás en el cielo con todos los demás niños y niñas quienes hubieran tenido fiestas especialmente en su cumpleaño, pero tampoco las tuvieron. Estás con Jesús, que te ama mucho y a mi me ama mucho también; estoy muy contenta que te ame tanto, porque Sara, eso quiere decir que algún día, yo voy a poder tenerte en mis brazos y a ver tu cara bonita y decirte cuánto te quiero.

Hay tanto que deberias ver aquí, flores y animales y globos y nubes, yo te compraría helados y muñecas y osos de peluche, te contaría cuentos en la noche y rezaría contigo antes de dormir pero mi pequeñita, tú te dormiste hace mucho tiempo, hace seis años. Si yo supiera entonces lo que sé ahora en cunato al aborto, tú estarías en mis brazos ahora, pero yo era joven e inexperta y tu mamá puso su confianza en alguien que la mal aconsejó, así que te maté Sara antes de que tuvieras la oportunidad de nacer. Me arrepiento tanto de haberlo hecho, te quiero mucho, daría mi vida por tí, pero, es demasiado tarde; por eso, ahora. Es una lástima que mucha gente piensa que el aborto no es nada de importancia, dicen que no debemos preocuparnos por el asunto del aborto; pero no creo que tú seas de esa opinión, ¿verdad?. Estoy segura que, aunque el cielo es un lugar perfecto, todavía me extrañas a mí y a todos los niños que hubieran sido tus amigos y amigas aquí abajo. Apuesto que tú y todos los demás niños que están en el cielo, si creen que el aborto es algo de mucha importancia, y seguro Jesús está de acuerdo con ustedes.

Bueno mi amor, cuando aconsejo a mujeres para que no aborten, pienso en tí, y cuando fuí a la cárcel por haber tratado de salvar a bebés, mi preciosa, fué por tí y por todos los demás quienes nunca veré en este mundo... Sí Sara, tu vida es importante, aunque fuera tan corta aquí en la Tierra. Ojalá que yo puede tener una fiesta de cumpleaños para tí, en el cielo.

Adiós mi muñequita, te quiero mucho. Con amor....tú Mamá.

________________________________________________________________

Según los que favorecen el aborto, esta mujer tuvo la experiencia más libertadora, que podría tener una mujer en su vida, la de estar libre de un embarazo inesperado y no deseado. Qué extraño, que no hay ninguna alegría en esta libertad, que raro; que en lugar de sentirse aliviada, una mujer siente culpabilidad, dolor físico y más dolor emocional de antes de entrar en el centro de abortos. Gracias a la decisión de la corte suprema de los Estados Unidos del 22 de Enero de 1973, a cada mujer se les garantiza la libre elección del aborto, si se encuentra con un embarazo no deseado; ya no ésta obligada a dar a luz a un bebé que ella no planeaba y no quiere. Una mujer ahora, puede decidir por ella misma cuándo está lista para ser madre. ¿Es esta la realidad del aborto, es realmente una libre elección que le estamos ofreciendo?

Gracias a la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos, cada mujer embarazada, está amenazada con la posibilidad del aborto; ya no se considera como cosa segura que ella va a dar a luz a su bebé en nueve meses, en cambio, nuestra sociedad le obliga a tomar una decisión en contra de la naturaleza. Ahora ella tiene que probar, que el bebé va a ser querido y que no le va va faltar nada; sino es así, la sociedad dice que lo aborte. El aborto, es una explotación de la mujer; ofrecerle un aborto es negarle su maternidad, rehusar darle el apoyo emocional y compasión que necesita para llevar a cabo a un embarazo difícil.

Una mujer que escoge el aborto, está actuando en un estado de pánico, tiene miedo, cree que no puede enfrentar esta crisis en su vida, sola.Y muchas veces la vergüenza le impide buscar la ayuda que tanto necesita. No es una cosa fácil tener un bebé sin ser casada, tener un bebé que su marido no quiere, tener otro bebé, cuando su niño menor tiene tres o cuatro meses, tener un bebé que puede tener un defecto. Si el aborto no fuera, una alternativa realizable, este estado de pánico que tiene la mujer, seria cosa pasajera; la mijer tarde o temprano, llegaría a aceptar su embarazo; un ciento orgullo de ser madre y estar dispuesto a hacer los sacrificios necesarios para esta vida, reemplazaría este estado de pánico. Sin embargo, muchas veces una mujer no tiene la oportunidad de aceptar su embarazo en nuestro país; frecuentemente la primera palabra que le dicen, su doctor, su novio o su esposo, cuando ella les confía que está embarazada, es "abórtalo". Cuando todos le dicen que el aborto es la mejor solución, ella comienza a pensar, que no debe tener a su bebé.
Muchas mujeres van a centros de aborto para recibir consejos, sin darse cuenta, en su estado de pánico, que estas personas tienen un interés monetario en su embarazo. El estado físico en que se encuentra la mujer embarazada, muchas veces afecta su manera de pensar; atraviesa cambios hormonales, náuseas, etc. y muchas veces no se siente capaz de tomar esta decisión.

¿Por qué escoge una mujer el aborto?

Porque tiene pánico, porque hace caso a las personas que están mal informadas y no están pensando en su bienestar y confía en su opinión. No se da cuenta que podría estar haciendo la equivocación más grande de su vida, que va a tener que pagar un precio muy alto por haber violado la ley de Dios y de la naturaleza.
Parte del título de mi plática se trata de los engaños que enfrenta la mujer que aborta, sea en un centro de abortos legal, de los Estados Unidos, o una clínica clandestina en México, la mujer puede estar segura, que no le van a decir la verdad en cuanto a cómo el aborto puede afectar el resto de su vida.

En nuestro país, hay por lo regular una breve explicación de cómo van a extraer el contenido del ütero con una suave succción. Después le aseguran a la mujer que, aunque hay algunos casos muy excepcionales de complicaciones, nada le va a pasar a ella. Ella no está preparada para el dolor físico y mucho menos, el dolor emocional.

Inmediatamente después de hacerse un aborto, muchas mujeres se ponen a llorar inconsolablemente; sienten una pérdida profunda y como que algo horrible acaba de pasar. Este cambio, en actitud de antes de abortar, desea solamente deshacerse de un problema, y después del aborto, sentir que, te han quitado algo suyo es muy repentino, como lo es el shock o trauma físico, que el cuerpo experimenta cuando cambia de un estado de embarazo a un estado de no embarazo en un período de unos quince minutos. La mujer misma, no puede entender este cambio psicológico en ella; por lo regular, el dolor físico después de un aborto es tanto, que la mujer rechaza el dolor psicológico que ella comienza a sentir. Este es el comienzo de lo que ahora llamamos el síndrome post-aborto; el rechazo del dolor y por consecuencia el rechazo de la realidad del aborto es lo que llamamos negación, y parala mayoría de mujeres, aquí es donde comienza la negación, que puede experimentar por meses o más común por años después de su aborto. Cuando una mujer se da cuenta que fué su niño que se murió, en el aborto, se siente muy culpable. Al principio, acepta toda la culpa y después culpa a los que participaron en esta decisión.
Finalmente, si se recupera psicológicamente, reconoce que hizo el aborto por una combinación de egoísmo, ignorancia y presión de otras personas.

Ella empieza a sentir resentimiento en contra de las personas que tomaron parte en su decisión: sus padres, su novio, su doctor, y hasta puede resentir las personas que le dijeron ´´ la decisión es tuya´´. Y eso ha pasado muchas veces, porque no le ayudaron cuando ella confía en ellos. Ella empieza a perder respeto, por el padre del bebé abortado y por ella misma.Cuando destruímos el producto de nuestro amor mutuo, destruímos algo en nuestro amor, y la mayoría de los novios se separan tarde o temprano despues de un aborto; los matrimonios no son iguales después.

Se endurece el instinto materno, frecuentemente es difícil para la mujer, llevarse bien con otros niños, con los niños en general o con lo de ella misma, si tiene hijos, y comienza a maltratar a los hijos de ella. Esto viene de su sentimiento de culpabilidad de haber terminado la vida del hermano, de esos niños.

Muchas mujeres se castigan por el aborto que hicieron y ésto puede tener varias formas, algunas mujeres se retiran de la sociedad, no forman o no mantienen amistades, se prohiben otro noviazgo o comienzan a veces a salir con un novio que les maltrata, cuando antes no hacía éso.

Ella siente que no hay ninguna manera de recuperar lo perdido, su bebé, su maternidad y su dignidad como mujer; ella se da cuenta que las personas en el centro de abortos, no le hicieron ningún favor, ni resolvieron su problema, en cambio, unos cuantos nuevos problemas ya han comenzado; adémas que se aprovecharon de sus situación por su propia ganancia manetaria y ésta es una cosa muy triste de aceptar. Ella se siente usada, aún explotada, porque no había nadie para calmar sus temores y ansiedad, a nadie le importaba su situación, lo suficiente, para apoyarla en esta crisis de su vida.

Despues de varios años de aborto legal en Estados Unidos, se ha tenido la oportunidad de investigar esta cosa que llamamos síndrome post-aborto, la psicóloga Ans Packerdi de Alenton Virginia, y el consejero Terry Salvy de Demichi Minnesota, han tratado centenares de casos del síndrome post-aborto. Dicen que la razón que muchas veces tantos años pasan después del aborto, antes de que la mujer comience a manifestar los síntomas del post-aborto, es porque las mujeres aluden esta experincia de sus mentes, como mencioné, inmediatamente después del aborto, en efecto negado la experiencia, reprimiéndola, para que no tengan que enfrentar la realidad que han terminado la vida de sus bebés. Así es de que cuando conocemos mujeres que dicen " pues yo me hice un aborto y estoy bien", la primera pregunta a decir es , "cuándo te hiciste el aborto", si fué hace seis meses, o un año o dos años, pues no sabemos si le va a afectar cinco años más tarde;

Con el paso del tiempo estamos descubriendo más y más efectosque podemos atribuir al ABORTO PROVOCADO; entre los más comunes podemos mencionar:

1.- La preocupación con el embarazo de otras mujeres ya sea presentado reacciones de hostilidad, de enojo o de tristeza.
2.- El deseo de castgarse, saliendo con un novio abusivo o retirándose de la sociedad.
3.- Anorexia nerviosa, cuando la mujer deja de comer porque se siente que es gorda cuano es delgada.
4.- Insomnio, ya sea que piense en el aborto o en el bebé.
5.- Pesadillas sobre niños perdidos o muertos.
6.- Maltrato de otros niños que tenga.
7.- Incapacidad de concentrarse, ésto puede ser en los estudios o en el trabajo.
8.- El abuso de las drogas y/o el alcohol.
9.- Muchas mujeres trabajan a favor del aborto, y la razón por lo que lo hacen es, que si otras mujeres se preocuran el aborto, ellas se sienten menos culpables.
10.- El "bebé de reparación", cuando se siente la necesidad de reemplazar al niño abortado, ya consciente o inconsciente, a nivel físico y psicológico el cuerpo desea llevar a cabo y término el embarazo antes interrumpido.
11.- Rigidéz en la mujer, es otra manifestación del síndrome post-aborto, un odio hacia los hombres pues siente que es por su culpa que está en esa situación, si es casada ya no desea estar con su esposo ni tener relaciones, si es soltera ya no desea tener novio o por el contrario, se vuelve promiscua, y ésto viene de la pérdida de su auto-estima.

El doctor que ha trabajado, es un psicólogo y ha trabajado muchisimo en este campo de post-aborto, dice que se puede clasificar mujeres que se hacen el aborto en dos grupos: las que sufren continuamente del síndrome del post-aborto y las que no manifiestan síntomas del síndrome ahora, pero tienen mucho riego de experimentarlas en un futuro momento de stress, por ejemplo; cuando quedan embarazadas de nuevo, cuando se dan cuenta que quedaron estériles después del aborto, cuando tienen un aborto espontáneo, cuando una buena amiga tiene un bebé, etc.

Otro problema es que nuestra sociedad no reconoce el dolor emocional después de aborto.

El dolor emocional después de un aborto casi siempre se manifiesta en una o más de estas formas,

1.- Dolor crónico prolongado, no dejando a la mujer seguir adelante con su vida.
2.- Dolor pospuesto, dolor que se manifiesta más tarde en la vida de la mujer, al hacer un bebé suyo, de una amiga, en un funeral, el dolor aumenta en su intensidad y se manifiesta en maneras más patológicas cuando es retenido por mucho tiempo.
3.- Dolor exagerado, separándose de cualquier persona o cosa a uno de la experiencia del aborto, como por ejemplo; del novio, de la amiga que aconsejó el aborto, muchas mujeres no pueden aspirar, usar la aspiradora para limpiar la alfombra en sus casas, porque el sonido de la máquina del aborto.
4.- Dolor enmascarado, la mujer reconoce los síntomas, sabe que reconoce una frigidez o cansancio constante en ojos, preocupación de embarazos, lo que sea, pero no conecta los síntomas con la pérdida que sufrió en el aborto.

A lo mejor ustedes ya saben ésto, pero es algo tan importante que lo voy a repetir de todos modos, el mensaje que realmente necesitamos llevar a este mundo es que un embarazo no deseado, que puede ser muy indeseado, no tiene nada que ver con un bebé no deseado una cosa es un embarazo no deseado a un y otra es un niño no deseado, hemos tenido muchisimos embarazos no deseados en nuestra oficina y de todos esos embarazos, de todas que llevaron a cabo el embarazo después de nuestra ayuda, no hemos tenido ni un sólo niño no deseado, entonces hay que separar la I.P.P.F. y otras organizaciones, tanto insisten en que cada niño sea deseado, pues claro queremos que cada niño sea deseado, pero el hecho de que no sea deseao cuando tiene ocho semanas dentro de su mamá no quiere decir que no va a ser deseado cuando nazca, las dos cosas son completamente distintas, y en nuestra oficina, como 75% de las mujeres que llegan con deseos de abortar, deciden tener a sus bebés.

Los centenares de millares de mujeres, que son miembros de tres organizaciones de mujeres que han abortado en los Estados Unidos y ahora en otros países, son testigos a la realidad, que en cada aborto hay dos víctimas, el bebé cuya vida es exterminada, y su mamá cuya vida nunca será igual. Que todos nosotros reunidos aquí hagamos todo en nuestro poder para frenar este procedimiento tan dañino, porque cuando destruímos a otros, nos destruímos a nosotros mismos, pero donde hay vida, hay esperanza.

 

 
   
 

 

Esta página es mejor vista con una resolución de 800X600 o más.
® 2001 INTERWEB Derechos Reservados