DECLARACIONES DE EMINENTES CIENTIFICOS
SOBRE EL INICIO DE LA VIDA

Nota.- Debemos observar que estas declaraciones fueron realizadas hace ya más de 25 años.
Hoy en día, con los modernos avances tecnológicos y los nuevos conocimientos sobre genética, este hecho es aún más contundente.

En abril de 1981, el subcomite judiciario del senado que se cuestionaba sobre la siguiente pregunta ¿Cuando es que comienza la vida humana?. Para ello hablaron en nombre de la comunidad científica un grupo de genetistas y biólogos internacionalmente reconocidos, quienes afirmaron básicamente que la vida humana empieza en la concepción. Contando con una profunda ausencia de testimonios en contra.

El Dr. Micheline M. Mathews-Roth, de la escuela de medicina de Harvard, dió su testimonio confrimatorio, reforzado con referencias de mas de 20 libros de texto de embriologia y medicina, de que la vida humana comienza en la concepción.

El padre de la genética moderna, Dr. Jerome Lejeune, a quien la ciencia mundial reconoce unánimemente como uno de los primeros y más calificados investigadores en genética y reconocido mundialmente por sus descubrimientos, dijo a los que legisladores: "Aceptar el hecho de que despues de que la fertilizacion un nuevo ser humano cobra vida, ya no es un motivo de pruebas u opiniones, es simple evidencia . No tengo duda alguna: abortar es matar a un ser humano, aunque el cadáver sea muy pequeño".

El Dr. Hymie Gordon Chairman, del Departamento de Genética de la Clinica Mayo en E.U., agregó: "Basado en todos los criterios de la biología molecular, la vida está presente en el momento de la concepción".

El testimonio del Dr. Mc. Carthy de Mere, médico y abogado, de la Universidad de Tennessee, fue el siguiente: "El momento exacto de los comienzos de la personalidad y del cuerpo humano, es el momento de la concepción"

El Dr. Alfred Bongiovanni de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, concluye: " Yo no estoy mas preparado para decir que esa temprana etapa (de la fecundación) representa un incompleto ser humano, que para afirmar que el niño antes de los dramáticos efectos de la pubertad, no es un ser humano".

Dr. Richard V. Jaynes: "Decir que el comienzo de la vida humana no puede ser determinado científicamente, es ridículo ".

El Prof. Eugene Diamond: "...o la justicia fué alimentada de una biolgía ancestral, o fingían ignorancia sobre una certeza científica".

Dr. Landrum Shettles, llamado por muchos "padre de la fertilización in vitro" comenta: "La concepción confiere vida y esa vida es de un solo tipo: humana" (Y durante el juicio de Roe vs. Wade, dijo: "Negar la verdad (sobre cuando comienza la vida humana), no da las bases para legalizar el aborto".

EL FETO ES UN PACIENTE
- En la primera célula constitutiva de la persona humana, es decir en el óvulo fecundado, existe un ser humano, afirma el biólogo y premio Nobel, Jean Rostand.

- "La ciencia médica me dice ahora que el feto es una persona humana y dramáticamente tengo que reconocer que el feto no es un trozo de carne: es un paciente" dice el Dr. Nathason.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Existe una forma de expresarse que considera que la vida realmente comienza a partir del nacimiento. Esa fecha de nacimiento para funcionar por la vida civil está muy bien, porque, efectivamente en esa fecha en que vimos la luz del mundo y nos conocieron otros que no eran nuestros padres.

Pero la realidad científica revela que durante ocho meses y medio esa persona que está en el entorno peculiar del útero materno crece y en él se perfilan -casi sin que nadie lo sepa- los rasgos de lo que es y será también con canas, sólo dejando transcurrir unos años...

Ecografía en 3D de un bebé intrauterino
INVESTIGACION EN FETOLOGIA


 

La investigación biomédica ha reformado en los últimos años el estudio de la vida fetal, donde se apoya la Perinatología. William Liley, investigador en Psicología Perinatal y en fetología, creador de las celebres "curvas de Liley" del líquido amniótico para controlar el grado de afectación del RH en el feto, afirma que hay que considerar el crecimiento de la persona con todos los datos, es decir, según el desarrollo celular y no sólo por los años que transcurren.

Cada ser comienza a existir a partir de una sóla célula y llega a alcanzar los 30 millones en la edad adulta mediante 45 sucesivas divisiones celulares. Poco antes de nacer, con 35 semanas aproximadamente de vida en el útero de la madre, ya se ha realizado 41 de estas divisiones y las 4 restantes tienen lugar durante la infancia y la adolescencia.

En la primera célula constitutiva de la persona humana, es decir en el óvulo fecundado, existe un ser humano, afirma el biólogo y premio Nobel, Jean Rostand, y está todo entero, con todas sus potencialidades.

Otro investigador y ginecólogo el norteamericano, John Willke escribe:

"Cuando teníamos una semana, anidamos en la pared nutritiva del útero de nuestra madre. A las dos semanas nuestro pequeño cuerpo enviaba unas señales químicas que fueron responsables del hecho de que a ella se le parara el ciclo menstrual. A las tre s semanas, nuestro corazone empezó ya a latir. A las seis semanas nuestro cerebro funcionaba ya, y fue entonces cuando comenzamos a movernos.

Al tiempo que nuestra madre perdía la segunda menstruación, nosotros eramos ya capaces de nadar libremente, con una brazada natural de nadador, en el saco fluido en el que nos encontramos; de agarrar un instrumento si alguien nos lo hubiera colocado en la palma de la mano y de que se nos hiciera un electrocardiograma.
En las salas de consulta de los ginecólogos existen los instrumentos que permiten a la madre oir el latido del corazón de su bebé de pocas semanas. En la décima semana, la estructura de nuestro cuerpo estaba completamente terminada. Aunque eramos tan pequeños que habríamos podido ponernos de pie sobre la uña del dedo meñique de nuestro padre, sin embargo nuestro cuerpo estaba tan desarrollado a los tres meses de vida, y cada uno de nosotros percibía el dolor, y se habría retirado de la punta de una aguja si la hubiera tocado. También nuestro oido funcionaba bien".

EL DESCUBRIMIENTO DE UN ABORTISTA
Hablar de la vida -más que del abstracto concepto de aborto- no sólo es una cuestión moral, sino, enfrentarse con el hecho de dejar vivir o, por el contrario, segar la vida de un ser potente ahora y luego, que no tiene ni voz ni armas, para defenderse frente a un bisturí o a una aguja asesina, por muy aséptica que se introduzca en el vientre de la madre.
Uno de los fundadores y directivos de la National Abortion Rigths Action League (NARAL), grupo que promovio la defensa y legalización del aborto en EEUU ha hecho unas declaraciones a la prensa norteamericana en las que reconoce su error. Bernard Nathason, profesor de la Facultad de Medicina de la Cornell University de Nueva York seguía diciendo: "La ciencia médica me dice ahora que el feto es una persona humana. Dramáticamente tengo que reconocer ahora que el feto no es un trozo de carne:

es un paciente". Este médico norteamericano, que ha trabajado en uno de los mejores hospitales de Manhattan y había practicado más de 75.000 abortos con su propio equipo seguía: "Nos hemos equivocado y es necesario rectificar. Y decírselo al público: el aborto supone una negación del derecho a la vida humana". Al contestar sobre la legalización en todos los países el doctor Nathason contestó: "Los jueces deberían ver y escuchar lo que nosotros vemos y oimos en nuestros laboratorios".

 

LA NUEVA TECNOLOGÍA EN LA MEDICINA


 

Samuel Alexander Armas es el feto más pequeño que ha sido operado hasta ahora mediante una novedosa técnica. Padecía de una anomalía llamada espina bífida, que tiene un orígen aún no determinado, pero que deja la columna vertebral abierta, lo que inevitablemente daña la médula espinal. Por lo general los niños quedan inválidos.

La nueva técnica permite sacar un feto del útero materno, operarlo, reinsertarlo e introducir el útero nuevamente en la madre.

El Dr. Joseph Bruner, médico cirujano estadounidense que realizó esta operación, nos plantea: "Una de los impactos de esta nueva técnica es que agrega una nueva perspectiva al tema del aborto. En mi país y creo que en casi todos los países, el feto no tiene derechos legales ni identidad, pero con esta nueva técnica quirúrgica estamos desafiando esos conceptos. ¡Si un médico puede diagnosticar y tratar un feto, eso lo convierte en un paciente! Y si el feto es un paciente, entonces, es una persona...Y las personas tienen derechos y privilegios y un status legal". A su juicio, la nueva técnica reabre un dilema para la sociedad.

 
   
 

 

Esta página es mejor vista con una resolución de 800X600 o más.
® 2001 INTERWEB Derechos Reservados